Hipotonía en bebés

hipotonia en bebes Nedea neurodesarrollo
La hipotonía tiene orígenes muy diversos. En este artículo te mostramos cómo ver sus signos y qué puedes hacer para ayudar a tu bebé.

¿Qué dificultades puede causar la hipotonía en bebés para el desempeño de sus actividades de la vida diaria?

La hipotonía en bebés, o a cualquier edad es la disminución del tono muscular y es un signo habitual de enfermedades neurológicas en el neonato. Pero también es un signo poco específico ya que podemos encontrar una variabilidad de posibilidades que puedan causar la hipotonía en bebés (alteración del sistema nervioso central o periférico, trastorno genético, endocrinopatía, metabolopatía o enfermedad aguda o crónica).

Todos los niños necesitan una buena tonicidad muscular para tener una correcta tónica cerebral.

Son muchas las dudas que nos abordan cuando escuchamos un diagnostico acompañado de la palabra “hipotonía” pero ¿Qué es la hipotonía? ¿Se puede curar? ¿Cuándo podemos decir que un niño tiene hipotonía? ¿Qué podemos hacer nosotros?

Como padres, este desconocimiento hace que no entendamos por qué nuestro niño adopta esa posición o porque le cuesta más llevar a cabo cada movimiento. Para hablar de hipotonía primero debemos hablar de “tono muscular”.

¿Qué es el tono muscular?

Se define como la tensión que presenta un músculo o un grupo de músculos para realizar una tarea concreta. “Tono” proviene del griego “tonos” que quiere decir tensión.

«Es un mediador del desarrollo motor: organiza el tono corporal, el equilibrio, la posición y la postura, y es la base del movimiento dirigido e intencional. » Wallon (1942, citado por Berruezo, 2000).
La mayoría de nuestros músculos se encuentran en un estado permanente de  contracción pasiva y continua, esto quiere decir que, aunque estemos sentados en una silla o tumbados en la cama, nuestros músculos siguen trabajando
teniendo una ligera contracción que limita su elasticidad para mantener una postura corporal adecuada. Gracias a la contracción de nuestros músculos una persona es capaz de andar, vestirse, comer o incluso estar sentada sin caer al
suelo.

Por ejemplo, cuando queremos realizar un movimiento, dentro de la articulación responsable encontramos un músculo que se relaja y otro que se contrae, estos tienen el nombre de agonistas (se contraen) y antagonistas (se relajan).

Imagen de biceps y triceps en tensión

Coordinación

Este trabajo de coordinación es necesario para por ejemplo levantar un vaso de agua y beber. Si analizamos el recorrido: debemos flexionar el codo y llevar el brazo a la boca, para ello hay dos músculos responsables con dos funciones diferentes pero igual de importantes ,para que una se contraiga (bíceps) y el otro debe relajarse y estirarse (tríceps). Si por lo contrario, no se diese esta coordinación entre ambos músculos habría una desequilibrio y el movimiento no se llevaría a cabo.

A este proceso se le llama contracción muscular y es un proceso fisiológico controlado por el sistema nervioso central.
El tono muscular es, por tanto, el estado de reposo de un musculo, es totalmente involuntario y se regula por el sistema nervioso central.
Cuando observamos a un niño debemos valorar como nos encontramos a esos músculos, está realizando una contracción funcional o por lo contrario está alterada. Si nos encontramos una disminución del tono le llamamos
hipotonía.

¿Por qué ocurre esto?

La incidencia y prevalencia de la hipotonía es difícil de determinar, puesto que podemos encontrarla en diferentes diagnósticos de diversa etiología. La hipotonía puede ser una señal de alarma que nos está comunicando nuestro cuerpo. Su origen en muy diverso a continuación veremos algunas de las causas que pueden llegar a producir signos de hipotonía.

  •  Alimenticias. La alimentación es una de las causas influyente para múltiples desequilibrios en nuestro cuerpo, Por ejemplo, nos encontramos con el raquitismo, una enfermedad del crecimiento del hueso por falta de vitamina D.
  •  Genéticas: Podemos encontrar niños con esta característica en alteraciones genéticas como: síndrome de Down, síndrome de Prader-Willi, síndrome de Williams, la enfermedad de Charcot-Marie-Diente.
  • Alteraciones cerebrales. Infecciones, daño cerebral y medula espinal.
  • Complicaciones durante el nacimiento. Prematuridad, hipotiroidismo
  • Trastornos o patologías. Distrofia muscular, parálisis cerebral.

¿Cómo es un niño con hipotonía?

Cuando se diagnostica hipotonía en bebés solemos encontrarlo como letárgico, con una musculatura que no opone resistencia al movimiento pasivo, tiene excesiva elasticidad y consistencia muscular blanda.

Los niños con hipotonía les cuesta mantener una postura erguida, su tronco se flexiona y acaban reclinados sobre cualquier superficie, parecen flácidos y pesados, cuando los cargamos en peso, debemos tener cuidado ya que a veces caen sobre nosotros como si fuesen un muñeco.

Signos de hipotonía en bebés

Podemos observar signos de hipotonía en el bebé a través de diversas maniobras que evalúan el tono en miembro superior:

  1. Suspensión ventral. Cogemos al lactante por el pecho en posición boca abajo. Esperaremos que adopte una posición de flexión de las extremidades, el tronco se mantenga recto y su cabeza esté más alta que la horizontal.
  2. Tracción de extremidades superiores. El bebé se coloca tumbado boca arriba y el terapeuta traccionará de sus brazos llevándolo a su pecho. Observaremos si encontramos falta de control cefálico.
  3. Suspensión vertical. Cogemos al bebe colocando nuestras manos por debajo de los hombros en posición vertical. Observaremos si hay resistencia o por lo contrario se desliza entre las manos.

comprobacion hipotonia en bebes

Debemos tener cuidado cuando los agarramos por los brazos y tiramos de ellos porque podemos causarle daño en las articulaciones, llegando incluso a luxar o dislocarla. Dentro del desarrollo típico, los niños con hipotonía tardarán más
tiempo en sostener la cabeza, ponerse rectos al estar sentado, gatear o caminar.

¿Qué dificultades puede encontrar un niño en el desempeño de sus actividades de la vida diaria (AVD)?

La hipotonía podemos observarla en los bebes como una alteración de la postura, sin embargo, en la infancia se puede manifestar como retraso en la adquisición de hitos del desarrollo motor.

Las AVD son aquellas actividades que realizamos diariamente y que tienen un valor concreto para la persona (baño, alimentación, higiene personal y aseo, vestido, dormir y descanso, cuidado de la vejiga y de los intestinos).
También instrumentales (cuidado de mascotas, criar a los niños, movilidad en la comunidad, manejo de temas financieros…), educación, trabajo, juego, tiempo libre, participación social.

Cuando encontramos un niño con hipotonía todas sus áreas de ocupación se pueden ver comprometidas. El tono de nuestra musculatura está ligado directamente al movimiento y la posición. Esta tensión guarda una estrecha relación con los procesos atencionales, es decir, todos los niños necesitan una buena tonicidad muscular para tener una correcta tónica cerebral.

Actividades de la vida diaria

Por ejemplo, imaginemos un niño que acude al colegio y está sentado en clase con la espalda separada de la silla, prácticamente tumbado sobre la mesa y con la cabeza apoyada sobre su brazo. Este niño tendrá dificultades para prestar atención a su profesora, ya que va a estar más atento a su propia postura, gastará más recursos atenciones en regular esto… y puede que al final, acabe perdiendo el interés en las tareas que debería estar realizando o incluso llevarse alguna regañina (Claire Heffron, 2015).

Para ellos, el vestirse y desvestirse con rapidez es difícil, o por ejemplo, realizar tareas manipulativas como subir y bajar cremalleras o abrochar botones. Como vemos la hipotonía puede tener un efecto en el desarrollo de su autonomía.

Desarrollo del tono muscular

Se puede trabajar con estos niños a través de diferentes actividades y así minimizar los efectos lo máximo posible. Es importante aprovechar los espacios naturales para realizar las actividades ya que nos ofrecerán mayores oportunidades de trabajo.

  • Extensión de tronco: Para poder mantener un buen posicionamiento tanto en clase, como para comer, peinarnos o ducharnos, es importante trabajar el tronco de nuestro cuerpo. Colocamos al niño tumbado boca abajo encima de una pelota Bobath, le pedimos que estire el tronco para alcanzar objetos que le vamos a ofrecer y debe lanzarlos o colocarlos en una caja.
  • Superficies inestables: podemos realizar actividades sobre plataformas inestables haciendo que nuestro pequeño tenga que adaptarse a los diferentes movimientos de la plataforma. De esta forma, nuestra musculatura estará en un constante trabajo y además nos divertiremos.
  •  Actividades de la vida diaria (AVD): Con estas actividades trabajaremos motricidad fina y coordinación óculo-manual: tender la ropa con pinzas, intentar atarnos los cordones, o actividades relacionadas con la cocina como pelar habas, batir huevos o amasar pan.
  • Masajes: Podemos aprovechar la hora del baño para darle un masaje a nuestro niño, esto nutre nuestro músculo, aumenta la capacidad de contracción y relajación de este favoreciendo su sistema circulatorio. Lo debemos hacer haciendo una pequeña presión con nuestras yemas de los dedos.

bebes haciendo equilibrios

Cuando se trabaja con niños, es importante buscar y crear actividades divertidas, ya que los niños aprenden a través del juego y si se divierten con las actividades volverán a repetirlas.

La intervención y el tratamiento para cada niño dependerá del origen de la hipotonía, la edad y la afectación, pero es importante recordar que la evolución de los niños con alteraciones en su desarrollo dependerá en gran medida del
momento de inicio de la intervención. Si tienes alguna duda acerca de tu hijo o hija no dudes en ponerte en contacto con un profesional.

Resumen

La hipotonía es uno de los signos que acompañan a muchos de los diagnósticos que tratamos en clínica. Son muchas las incertidumbres que recorren el pensamiento de unos padres cuando se enfrentan a un diagnóstico, pero son más cuando no saben cómo poder ayudarlos.

Como profesionales, es importante que evaluemos la situación, detectemos la causa, y apoyemos en el tratamiento a los tutores de los niños dando respuestas a tantas preguntas. Les daremos ejemplos y finalmente proyectaremos el objetivo en la disminución las dificultades maximizando las oportunidades.

Solicita una sesión de evaluación y diagnóstico en este enlace:

Nedea Evaluación y Diagnóstico

María Martin. Terapeuta ocupacional especialista en pediatría.

¿Lo estoy haciendo bien?

Suscríbete a mi reflexión mensual donde te ayudo a aclarar dudas, tener grandes ahás, y educar y criar a tus hijos con plena confianza.

En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante el tiempo necesario para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en GENMA RODRIGUEZ MELCHOR estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Puede tener acceso a información adicional sobre cómo tratamos sus datos en la sección “Política de Protección de Datos”, en este mismo sitio web.